Menu


¡Sorpresa!Quizás tu negocio no necesita una página web

Vaya, ¿estás en el blog de una empresa dedicada al Marketing Online y no te quiere vender una página web? Efectivamente, no te la vamos a aconsejar de primeras porque puede que no la necesites.

Ya ha pasado el tiempo en que se decía (incluso desde los organismos públicos) que todo negocio debía tener su página sin importar tamaño, sin tener en cuenta su radio de acción, sin comentar que tener una página web no sirve de nada si nadie la ve…había que tenerla y punto. Ahora las cosas han cambiado, ¿quieres saber cómo?

Fruto de esa época, las pequeñas y medianas empresas que encargaron sus webs corporativas, al no ver resultados de esa inversión (porque nadie les dijo que se podían obtener resultados y medirlos), las dejaron abandonadas, marchitándose con diseños antiguos, no adaptadas a móviles, a veces incluso con los datos de contacto incorrectos por falta de actualización... y ahora son reacias a invertir en este tipo de publicidad porque han perdido la confianza.

asientos vacios estadio

¿Producto o servicio? - Buscando tu audiencia objetivo

A la hora de establecer nuestra estrategia online uno de los factores más importantes es si vendes producto o suministras servicios porque esta diferencia debería marcar el radio de acción de tu negocio:

  • Si eres una empresa que suministra servicios a tus clientes céntrate en el mercado local
  • Si eres una empresa que vendes productos abarca el mercado más amplio que puedas

Un fontanero es un buen ejemplo de empresa de servicios: visita a sus clientes en sus ubicaciones para instalar o reparar elementos. Su radio de acción, la zona donde presta sus servicios, está limitado por el tiempo que tarda en llegar al cliente que a su vez influye en la tarifa de desplazamiento. A partir de cierta distancia de su base, deja de ser competitivo frente a otros fontaneros más cercanos. Restaurantes, bares, cines, profesionales… quedarían englobados en esta categoría.

Una cooperativa de aceite es un ejemplo de negocio que vende producto, en este caso aceite de oliva. Su radio de acción puede ser el mundo entero y sólo vendrá limitado por el tiempo y el coste del medio de transporte empleado para distribuirlo para que el producto llegue en perfectas condiciones al consumidor. Fabricantes, recolectores, creadores de contenido.. pertenecen a este grupo.

En este último ejemplo se esboza uno de los problemas de los productos de alimentación, su caducidad, que junto a su oferta global puede limitar su radio de distribución.

Generalizando, si suministras servicios o productos en los que está muy limitado su radio de distribución, puede que la inclusión de la ficha de tu negocio en los directorios locales de Bing o Google sea suficiente para aumentar la visibilidad.

Si vendes producto y no hay limitaciones en tu radio de distribución, piensa en global y utiliza un estrategia de marketing online que te ayude a vender más allá de tus actuales fronteras. Esa estrategia tendrá que basarse, sin duda, en un sitio web para la consecución de tus objetivos.

Competición natación

La importancia de la competencia en tu estrategia de marketing online

Imaginemos que tu negocio es fundamentalmente local y parece, por tanto, que no necesita de una página web y se cree suficiente aparecer en los directorios locales. Existe un factor que puede echar por tierra esta estrategia: la competencia.

Efectivamente, si en nuestro radio de acción la competencia tiene la misma estrategia (estar listada en los directorios), es necesario diferenciarse de alguna manera y presentar el negocio como una opción mejor para el potencial cliente. En el caso de Google podemos utilizar las valoraciones de los clientes, realizar publicaciones, poner fotos… con el único coste del esfuerzo personal .

¿Y si nuestra competencia hace los mismo? Podemos utilizar el posicionamiento SEM, es decir, la publicidad de pago en buscadores para destacarnos.

¿Y si aún así no conseguimos diferenciarnos? Tendremos que montar un sitio web que centralice todos los esfuerzos y sea el eje de nuestra estrategia de marketing online. Más aún, si nuestra competencia tiene web, nosotros deberíamos tenerla también y mejor.

Conclusión:

En realidad siempre necesitas una página web, pero la diferencia estriba en si con aparecer en los directorios locales (que en el fondo son páginas web) de Google y Bing es suficiente para tu negocio. En líneas generales, si tu radio de acción es limitado, puede que con el posicionamiento local sea suficiente y dependiendo de qué esté haciendo tu competencia, puede que necesites algo más: posicionamiento SEM o un diseño web profesional a tu medida.